martes, 31 de agosto de 2010

ansioso

el hombre cuyas manos no tocaban el mundo...

...lo insinuaban apenas: con ansia, con tristeza. 

Y sin embargo llevaba los ojos abiertos...


s a u d a d e

mutis

Condesa, Ciudad de México

la memoria de los peces

r e c o r d a n d o . . .

Habitan sueños, anhelos, cuerpos huecos, con los ojos así de grandes de tanto mirar...

s a u d a d e

lunes, 30 de agosto de 2010

lo bello y lo triste

Ciudad de México

galaxia tiempo

metáfora

tiempo y memoria...

palimpsestos

desniveles, subniveles...


(a)semántica Ciudad de México

domingo, 29 de agosto de 2010

jueves, 26 de agosto de 2010

despidiéndose del otro

Había una vez...
ilusiones



 fantasías

 ideales

 


 

 musas
 


 

 

 alguna vez fui
 


 

 
 Me estoy mudando

 


 
 Asisto a mi propio funeral

 
 ¿La luz está prendida?


s a u d a d e

peques

seres...


p e q u e ñ i t o s  de a tiro...

minúscula Ciudad de México

miércoles, 25 de agosto de 2010

lejano(s)

¿estar en el mundo o contemplarlo?


lunes, 23 de agosto de 2010

domingo, 22 de agosto de 2010

...

c e r r a d u r a s


 

la luna en un cuarto de hotel

algo deben de tener los hoteles, que en sus recepciones, en sus pasillos, en sus ajadas camas, emerge la saudade...

 escondida Ciudad de México
 

martes, 17 de agosto de 2010

trozos

esquirlas...

Cada quien halle sus pedazos...

Fragmentaria Ciudad de México

palabras, lindes, laberintos


¿He de decir qué cosa?

No ha mucho estuve frente a un laberinto de palabras, se trataba de hacer frases con afán poético, enlazarlas: coherencia, belleza...

Los vocablos se me presentaban infinitos. Supe que ahí había algo mágico, pero también pude ver la absoluta inutilidad de esforzarse por decir algo.

Las cosas están lejos, con mayor razón las ideas.

Las palabras...

río, ella, noche, fuego, las, camisa, uña, tesoro, sombra, poesía, ave, ventana, sol , perro, grito...

¿Dónde termina uno y dónde empiezan ellas?

martes, 10 de agosto de 2010

lunes, 9 de agosto de 2010

¿quién recordará mi nombre?

de instantes como en llovizna...

o como un hálito de mariguana...

¿quién se aprenderá mi nombre?

s a u d a d e


otrora

Hubo un tiempo en que tenía un romance con las hojas. Contagiado por el dardo de Eros, me veía suspirando al mirar caer los retoños aquellos de los árboles. Incluso hubo un momento en que comencé a coleccionarlas. Un séquito ficticio dentro de una caja de zapatos.

Algo debió de morir en mí, que ahora las miro y huyo de ellas, fastidiado. A veces todavía las fotografío pero es nada más una vieja inútil costumbre...

Qué falso es el amor y el lenguaje que de él nace.

s a u d a d e

subterráneamente

me pierdo...

en los propios pliegues de mi corteza cerebral...
s a u d a d e

quiero estar solo

y mirar cómo crece la hierba dentro de mí...

¿a qué velocidad avanzo?
¿avanzo siquiera? 

s a u d a d e

domingo, 8 de agosto de 2010

resquicios

Colonia Roma, Ciudad de México...

señales

de la manita...

protectora Ciudad de México

memorias del subsuelo

mundos hostiles

incomprensibles...


Quisiera...

s  a  u  d  a  d  e

noctámbulas


Hoy dormí lejos...

Hoy volví al abandono...
s a u d a d e

campanas al vuelo

¿quedan motivos para la fe?

Campanario de la Catedral de la Ciudad de México