lunes, 31 de mayo de 2010

paisaje escheriano

enteramente claroscuro...

buscar todavía algo en las visiones cotidianas...

viernes, 28 de mayo de 2010

sein und tako

El ser y el taco...

La vida ligera, estar sobre la tierra sin peso, ocupado apenas en lo necesario, sin falsos castillos de aire. Tan simple como un taco, como llevárselo a la boca, masticar, digerir, desechar.

El ser y el taco.

Foto: Esaú

miércoles, 26 de mayo de 2010

martes, 25 de mayo de 2010

peldaños y eslabones

viaje al interior de la primavera

camarada en busca de la paz

¿Cuánto tiempo hemos esperado los hallazgos? 

A través de crípticas o tal vez bellas frases que se amontonan en páginas y páginas; en el  interior de aquello que juzgamos como alma; en nuestros pasos fatigados; en la profundidad de nuestras huellas digitales...

¿Hay un nombre, una certeza, una emoción?

Incierto...

domingo, 23 de mayo de 2010

sin nada más qué decir


sin nada más qué amar...


Pesa tanto fotografiar.



Ciegos ojos invisibles.
 

domingo, 16 de mayo de 2010

jueves, 13 de mayo de 2010

nebuloso

Yo soy nebuloso, mi álter ego, mi fragil y desarticulada sombra

Un soñador, nebuloso soñador...


miércoles, 12 de mayo de 2010

instantes de tregua de un obsesivo

instantes breves, pero importantes...

¿creerás que todavía estás ahí, entre la densa niebla?

autorretrato del hombre que encontró su alma

lunes, 10 de mayo de 2010

domingo, 9 de mayo de 2010

el otro jardín del loco

esas calles, esas luces, esas gentes

Pasos que se lleva la noche, como haría el viento con la hoja olvidada de un periódico...

  Somos paseantes de rincones que forman calles, avenidas, plazoletas, ejes viales, callejones... las ciudades: inmensas manchas de luz podrida que quiere ponernos a salvo de nosotros mismos, de la oscuridad primitiva de las cuevas, del rugido de las bestias, de los anhelos malditos que trae la sofisticación, de la intemperie de un mundo hostil...

Un mundo inevitablemente nuestro.

viernes, 7 de mayo de 2010

abismos

o la imposibilidad de tocarse

variación de narcis@

sobre arroyos

y las malditas ganas de moverse, de mutar...

sobre una ciudad dominada por el inconsciente

Y ahí va la masa, al caos... a la suma de voluntades azarosas y gratuitas...

sobre un pasado cercano

imposiblemente cercano...

hist E ria

y otras propuestas...

jueves, 6 de mayo de 2010

inmensos puntos suspensivos

tiempos ausentes
de una soledad de postal
¿pensar o sentir?

y el destino

cotidianas

Tengo palabras tan distantes, palabras encerradas en un cuarto sin nadie. Enunciados levitando en un limbo. Estructuras semánticas bellas, desesperadas, hasta tal punto superfluas...

Tengo una existencia tan cotidiana, tan increiblemente difusa... Pasiones imposibles, oblicuas; y un recuerdo que me mira todavía con sus ojos de desinteresada furia, que me calla todavía con su índice eterno...

 

martes, 4 de mayo de 2010

en memoria

de una vocación perdida, de un desencanto...

lunes, 3 de mayo de 2010

eros y yo

Alguna vez miré esta escena: una cucaracha aplastada por un homo sapiens sapiens yacía en los lozetas del metro; y otra cucaracha se dolía, la movía, le acercaba las antenas, las patas. Pero la muerta no se movía ni daba signo alguno de estar todavía ahí, de no ser su solo cuerpo inútil.

Y ahora, no sé excatamente por qué, lo identifico con i estado de ánimo, con mi situación, con mis propios pesados recuerdos.

sábado, 1 de mayo de 2010

tránsito








Me gusta mirar el paso de la gente... sentarme a los pies de una escalera, en alguna banqueta y simplemente mirar. Me pongo a pensar, sobre lo que es la gente, lo que soy yo mismo. Se ven los hábitos, los anhelos, los motores de este mundo...

Tal vez ahí, en esos rincones del mundo, donde la gente pasa, me siento un poquito a salvo...
Pero no lo sé.
¿Han tenido la sensación de estar a punto de caer? ¿La casi certeza de que han llegado a un punto sin retorno?

Pero el pasado está ahí, con sus invisibles cuerdas que nos atan de los cabellos.
Pues bien, ahora me encuentro en un borde, regresar es de hecho absurdo, tanto como no existir, como ponerle una tranca a los engranes del tiempo, a punto de brincar, tan obligado como deseoso de estar ya en algún otro sitio.

Despeñarse...

¿Debo abrir los ojos o cerrarlos?

eppur ardere

Una parte de mí arde pese a todo. Una parte de mí continúa al rojo vivo. Pero tan absurdamente, tan desperdiciadamente... Odio esa parte de mí, esa parte que sigue contra todo pronóstico. Esa maldita llama que continuamente alumbra a la nada. 

Cuántos pasos y cuántas sombras... Cuántas veces los deseos baladíes...